Mi dulce asesina


I

Linda nena, linda nena,
que disfruta perdiendo el control 
y la cabeza,
yo jugué contigo y tu con el lavamanos
yo borré tus sentimientos, 
él borró el crimen de tus manos.

II

Tus dulce manos estaban sedientas,
el corazón lo negaba,
la cabeza lo ordenaba
y descuidaste la razón de una forma
en la que sólo tú sabías perderla.

III

Muy bonito, 
extravagante y arrogante show ,
supiste darme de los mejores,
y los mejores fueron los que ocultaste siempre al sol.

IV

Oh nena, no te preocupes si pierdes la razón,
tú mente te juega trucos,
pero no peores que los que te llevan 
a discernir que no hay mal,
que todo lo que se hace,
es por el propio corazón. 

V

Cómo quisiera verte satisfecha,
el innato rostro de la sobriedad,
quisiera verte ajustada, 
en ese tosco negro corsé  de metal.

VI

Tú no tuviste la culpa,
siempre supe que eras temperamental, 
así que, si me disculpas,
desde esta caja fría 
mi alma la traición pagará.


Comentarios

Entradas populares